amistad
El egoísmo. ¿Qué consideramos por personas egoístas? Está claro que vivimos en un mundo en el que nos encanta poner etiquetas a cada una de las cosas que nos rodean: desde los objetos más materiales hasta los aspectos más cotidianos de la vida. Por eso, hoy quiero hablar de la etiqueta que no paro de escuchar últimamente a mi alrededor: personas egoístas. ¡Está claro que no todos dotamos del mismo significado a aquello que nos acontece ni damos el mismo grado de importancia a lo que sucede! De ahí, que algunos seamos felices con las pequeñas cosas y, otros, aspiren a grandezas para alcanzar “la felicidad máxima”.

Conforme vamos cumpliendo años, las rutinas tienden a cambiar y el valor que dotábamos a actividades y compañías que considerábamos importantes tiende a cuestionarse. Entonces, ¿estos cambios son positivos o negativos? Depende. Por supuesto, que todo varía de la extensión de felicidad que te generen las variaciones en tu vida.

“Hay personas divertidas que no interesan y personas interesantes que no divierten”. Benjamin Disraeli  mejor-amiga

Por ejemplo, Sara y Manuela se plantean el grado de egoísmo que tendemos a tener las personas cuando creemos que nuestros pilares están asentados. ¡No te asustes que ahora lo explicamos para que nadie se pierda! Pongamos la situación de un grupo de amigas que ha pasado toda su infancia juntas: han compartido viajes, soñado juntas y hasta confesado lo inconfesable.

Bien, todos sabemos que la juventud es ese momento de gloria en el que la preocupación máxima es aprobar el examen del mes y elegir a que lugar acudiremos el próximo fin de semana. El problema viene cuando pasas la barrera de los veintitantos y cada una comienza a construir su historia a su manera. Es ese momento en el que las relaciones de amistad dejan de etiquetarse como tal y empiezan a aparecer nuevas etiquetas como “personas egoístas” (en este caso, aquellas que solo miran su presente y futuro sin darse cuenta que el pasado les ha hecho ser quién son).

“Muchas personas confunden poca memoria con conciencia clara”. Doug Larsonmundo

Las personas egoístas manifiestan su egoísmo en todas sus acciones. La vida nos van enseñando el camino a seguir y nos abre un sinfín de posibilidades que solo nosotros podemos abrir o cerrar. Es decir, si una persona solo decide llamarte cuando se siente sola o no tiene ningún otro plan, estará en tus manos el responder ese teléfono y dejarte llevar o, por el contrario, huir de esa persona que no busca aliviar tus preocupaciones si no que solo intenta tantear tu personalidad. Recuerda lo que hablamos sobre personas tóxicas aquí.

amistad_peligrosa

Perdona que me repita una vez más, pero cuánta razón tenía mi madre cuando decía “los verdaderos amigos se cuentan con los dedos de una mano e, incluso, me sobra algún dedo”. Tu, sumergido en la burbuja de la juventud te regodeabas mientras le decías que a ti te faltaban dedos si juntabas los de los pies y las manos.

“Casi todas las personas son tan felices como se deciden a serlo”. Abraham Lincolndestino

Ahora, todo cobra sentido. Es verdad que con el transcurso del tiempo dotas de significado a la palabra “egoísta” (ya sea en tu ámbito amistoso, amoroso o laboral). Está claro que no todo el mundo va a leer tu pensamiento y te va a regalar las palabras que necesitas escuchar. Los compañeros de viaje son aquellas personas que tu eliges y, por eso, es fundamental que sepas etiquetar bien a aquellas personas que te dan felicidad y elimines de tu camino a esas que tienden a derrochar egoísmo en cada uno de sus gestos. (Las personas egoístas no saben amarse).

El límite lo ponemos nosotros mismos. Por supuesto que no todo es de color negro o blanco, ya que existe una amplia gama de grises que intentan captar nuestra atención para ilustrarnos y permitirnos disfrutar. Quizás, la vida nos enseña a estar en alerta, es decir, a valorar y cuestionar que es lo que de verdad nos da felicidad.

“En el fondo son las relaciones con las personas lo que da sentido a la vida”. Wilhelm von Humboldtno

Muchas veces no importa lo que piensen los demás porque si tu eres valiente y crees en tus propias palabras, serás capaz de atraer aquello que te propongas. Al fin y al cabo, los obstáculos y errores son solo una parte del camino para continuar aprendiendo. Si alguien se atreve a juzgar tu error humano, no desistas y demuéstrale que sabes lo que haces. No lo etiquetes como egoísmo; defínelo como valentía.

¡SED FELICES AMIGOS! 

Anuncios