IMG_4899

Existen diferentes tipos de amistades: conocidos, contactos de tu agenda, amigos de diversión, amigos que te ayudan, amigos que te intoxican…

Creo que todos tenemos un nombre y apellido para cada clase de amigo. Porque evidentemente en este mundo no todos somos iguales ni hacemos las mismas funciones.

Me he tomado un tiempo para reflexionar y poder contaros, a ciencia cierta, que:

  1. Los amigos no se miden por el número de contactos en Facebook, followers en Twitter o seguidores en Instagram. Los amigos de verdad, incluso se cuentan con los dedos de las manos (un tópico que con el tiempo descubres que es verdad).
  1. No llames amig@ a aquel que te da preocupaciones en lugar de quitártelas. Las personas tóxicas nunca dejarán de complicar tu historia así que déjales marchar.
  1. Los amigos para salir por la noche en la mayoría de los casos son: amigos para divertirse con una copa en la mano. Por supuesto que no es malo tener compañeros de fiesta (yo tengo varias), pero no te engañes: esa persona posiblemente no te dará el consejo más acertado en tu crisis personal. Tenderá a solucionarlo con un cubata y baile en un bar.
  1. Los amigos que te reconfortan. Quizás, sean los más complicados de encontrar y mantener. Todos encontramos a ese amigo que te entiende, le comprendes y, en definitiva, os complementáis. (No intentes tener 20 amigos de este tipo: es matemáticamente imposible).
  1. Amigos incondicionales. En los momentos duros de tu vida te das cuenta quién es quién: el amigo pasota, el amigo invisible, el líder… y quién es el amigo incondicional. Este amig@ buscará la mejor manera de ayudarte, complacerte y orientarte en cualquier bache con el que puedas topar.
  1. Amigos por favores. ¿Quién no ha tirado de sus contactos de agenda para pedir un favor? Seguramente las ayudas sean recíprocas. “Hoy por ti, mañana por mi”, tal y como se dice en mi pueblo.

IMG_5397De hecho, a lo largo de la vida te toparás con cada uno de ellos. Cuando eres adolescente la amistad resulta más fácil ya que compartes todo el tiempo libre e, incluso, falta el tiempo. ¿Quién no se ha pegado horas al teléfono hablando tonterías con su amiga porque se aburría en casa?

Después, cuando creces y con ello aumentan tus obligaciones, el tiempo que dedicas a tus amistades es menor. Llegado este momento lo más importante es no olvidar quiénes somos y qué personas nos acompañan en el camino mostrándonos el significado de la verdadera amistad. La amistad sana y que te aporta felicidad.

Anuncios