Tomar solTras unos días en la playa he descubierto que la mayoría de nosotros no sabemos tomar el sol. Quizás, este post llegue tarde teniendo en cuenta que muchos ya hemos agotado nuestros días de relax. Sin embargo, considero acertado hacer una pequeña reflexión sobre el mal que nos estamos haciendo sin darnos cuenta. ¡A mi también me encanta lucir un bronceado pero, ATENCIÓN, no todo es tumbarnos en la toalla!

Creemos que exponernos a los rayos del sol es una tarea idónea para relajarnos durante las vacaciones. Pero, no es así. La felicidad que creemos conseguir bajo la radiación del sol no siempre es positiva y beneficiosa para nuestro bienestar.

¿Cuáles son las mejores horas para tomar el sol?

Según médicos y dermatólogos las mejores horas para tomar el sol son por la mañana antes de las 10 horas y por la tarde, después de las 16 horas. ¿La razón? La luz solar produce rayos infrarrojos, luz visible, ultravioletas, que originan el bronceado y los cambios celulares que predisponen al cáncer. Sinceramente, siento pena al ver cómo las playas se inundan durante ese período de tiempo de gente ansiosa por un moreno rápido. ¡Cuidado!

¿Cuándo y cómo debo aplicarme el protector solar?

Siento escalofríos al ver cómo la gente, después de una hora en la piscina o en la playa, decide echarse crema por el cuerpo. Se debe aplicar unos 20 a 30 minutos antes de exponerse al sol y renovarse cada 2 ó 3 horas para que no se pierda el efecto. Pero, ojo, ni tanto ni tan poco. ¡No es necesario embadurnar a los niños con crema cómo si de momias se tratarán!. Muchos pequeños temblarán al ver las fotos de su infancia.tomar sol

¿El cielo nublado y la sombra son seguros ante la radiación solar?

La respuesta claramente es NO. Prueba de ello es el caso de mi padre: tras media hora bajo la sombra de una palmera, su piel no sólo mostraba quemaduras sino que también mostraba un aspecto bastante seco. ¡Tened cuidado! Según la densidad de las nubes, la radiación ultravioleta pasa entre el 50 y el 85%. A la sombra, del mismo modo, hay un 50% de la radiación. Debemos protegernos igualmente.

¿Las cremas resistentes al agua nos protegen tras los baños?

Si te echas crema y, directamente, te sumerges en el agua podrás comprobar como tu cuerpo desprende la loción solar. ¡En la piscina de mi pueblo muchas veces puedes bucear entre lociones solares! La resistencia al agua cubre un baño corto en agua dulce. Así, si te bañas en agua salada pon más atención, ya que la arena y la sal remueven gran parte del protector.

Estas son sólo algunas de la aportaciones que no quería dejar pasar. Hay muchas más. De verdad, no somos conscientes de los daños que causamos a nuestra salud durante el verano.

Y por supuesto, tras una jornada de sol no olvidéis regalar a vuestro cuerpo y cabello una ducha de agua templada y una buena dosis de crema hidratante y regeneradora. Como dice mi madre cada verano, “la piel tiene memoria, mímala”.

Anuncios